Algunas de las lecciones más importantes que podemos enseñar a nuestros hijos es cómo cuidar de ellos mismos, como cuidarse entre ellos y como cuidar el hermoso planeta en que vivimos. Estas lecciones de la potenciación, la cooperación, la creatividad y el pensamiento crítico no sólo son necesarios para el desarrollo de un individuo fuerte sino también para una comunidad saludable y sostenible. En nuestras clases de conservación de semillas, siembra, cultivo y la construcción de jardines sostenibles, también implementamos el idioma nativo (Quechua Wanca), filosofías y técnicas agrícolas tradicionales andinos porque sabemos que con el fin de prometer un futuro para nuestros hijos es necesario utilizar estos conocimientos y herramientas que han llevado nuestros ancestros.